Una historia pintada a mano

¿Cómo ha sido mi experiencia trabajando con Ducal? Hoy quiero compartir contigo una de las experiencias más gratificantes que he tenido a lo largo de mi carrera empresarial. Cuenta Platos inició en el año 2015, todo empezó como terapia ocupacional para salir de la depresión, jamás imaginé el rumbo que tomaría esa idea que se volvió un proyecto, luego un emprendimiento y ahora es mi empresa.

Cuenta Platos es un espacio, una comunidad, una colección de porcelana pintada a mano, un podcast, un libro, es todo y muy poco al mismo tiempo… está hecho con amor y esa pasión me ha llevado muy lejos. Conforme fue pasando el tiempo, muchas personas me decían que mi proyecto jamás iba a ser rentable porque era a mano, porque yo lo hacía todo y no era factible crecer de esa forma, ni la empresa ni mis finanzas. Yo me molestaba mucho, sentía que no me valoraban, hasta que llegó el momento en el que me di cuenta que en realidad yo no me estaba valorando a mi.. cuando yo me valoro los demás lo hacen también.

Empecé a valorar mi craft y el arte que mis manos podían crear. En eso llegó a mi una oportunidad de trabajar con una marca que me pagó el precio total de mis tazas y no me regateo, puedo decir que indirectamente fue mi primer contacto con Ducal y eso me hizo sentirme extremadamente valorada y abrir mi mirada a saber que hay empresas con ética que aprecian tu trabajo y están dispuestos a pagar el valor que tiene.

Este año tuve la oportunidad de diseñar 50 platos bajo el lema “El rey de los frijoles”. Fue increíble de principio a fin, tuve libertad creativa total y me emocionó mucho ver el resultado que tuvo. Puedo decir que manifesté este proyecto así que aquí va la historia. Mi hermana iba a comprometerse a principio de año y para despistarla yo me inventé que tenía un evento con los gerentes de una marca importante en Antigua Guatemala, me inventé toda la historia con lujo de detalle e involucraba a algunas personas que trabajan en Ducal con las que había trabajado proyectos anteriormente.

Pasó la fecha y mi hermana se comprometió y la sorpresa resultó al 100%, en eso me hablaron de Ducal para pedirme platos para un evento con gerentes, mi sorpresa fue muy grande al ver que mi “invento” era realidad, mismos personajes, distinta sorpresa, no era un anillo para mi, era un proyecto de 50 platos.

Esto me confirma que si somos capaces de crear nuestra realidad por medio de nuestros pensamientos, acciones y deseos. Trabajar con esta marca me ha hecho sentir extremadamente especial y me regresa el valor que yo me doy antes. Agradezco profundamente a todas las personas involucradas y me emociona el futuro que nos queda con más platos por pintar.

También quiero invitar a artistas y creadores como yo, a no dejar de soñar, a no bajar sus precios si lo sienten justos y a valorar su craft por sobre todas las cosas, ustedes son muy valiosos pero nadie los valorará hasta que ustedes lo hagan antes. Gracias por esta oportunidad y por creer en mi tanto como yo lo he hecho.

Luchi Cosenza
Cuenta Platos